LIbro Ho’oponopono Arte Ancestral de Sanación Hawaiano

libro lili

 

 

 

 

 

 

Divino creador, padre, madre, hijo todos en uno…

Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados te ofendieron a ti,

a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras,

hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente,

nosotros pedimos tu perdón.

Deja que eso se limpie, purifique, corta las memorias, bloqueos y

transmuta estas energías oscuras en pura luz

Y está hecho.

Mormah Nalamaku Simeona

 

 

Las verdades no necesitan para ser tales presentarse de un modo complejo. Tampoco la simplicidad es sinónimo de verdad o profundidad. Pero, lo que siempre conlleva la verdad, para serlo, es liberación. Estar en contacto con la verdad nos hace libres. Del mismo modo, ser libres es estar en la verdad. Pero, ¿De que libertad hablamos? ¿A que verdad nos referimos?

En todo caso a la del Alma.

Los seres humanos somos libres para todo, menos para no seguir el dictado de nuestra alma. En el regazo del alma encontramos la unidad, el amor y la libertad. Pero, cuando vivimos a la intemperie del alma, no somos, en esencia, libres, sino esclavos de la separatividad y el desamor.

El alma se realiza en la unidad y el amor. No es el afán de perfección o de poder su meta, sino el abrirse a los procesos de la vida para aprender.

Pero ¿Cómo abrir las puertas del Yo a la luz del alma? ¿Cómo lograr que el yo se alinee con los deseos del alma? Hay muchos senderos y aquí quiero compartir uno de ellos: el Ho’oponopono.

La palabra compartir esta elegida porque se trata de eso: entretejer, caminar juntos, comprender que todos somos transeúntes y que todos estamos ligados, unos con los otros. Que no hay otra posibilidad de avanzar, de crecer, sanar y evolucionar, que abrirnos a la experiencia sagrada de ser hermanos, prójimos, de reconocer que estamos unidos, que la unidad es la naturaleza de la vida.

Nuestras almas están vinculadas, nuestros Yo nos separan. Las memorias del poder, el miedo, la codicia, la avaricia, el rencor, la envidia del Yo, impide acercarnos, unos a otros, desde la perspectiva amorosa del alma. ¿Cómo borrar esas memorias, creencias y emociones que nos distancian hasta transformarnos en extranjeros y adversarios?

De nuevo mi respuesta esta en el Ho’oponopono.

Este es un libro que se aleja un poco de lo escrito ya sobre el tema. Lo plasmé mirando el océano, tal vez en sincronía con el hecho, de que, este ritual ancestral sanador de las memorias que nos hacen sufrir, nace de la profundidad de las culturas oceánicas.

En el Tarot hay un arcano que representa el mundo de creencias y memorias en las cuales quedamos encerrados: la Torre.

En algunas representaciones de esta carta aparece Poseidón, el dios del mar y los océanos, como aquel que derrumba la construcción de la torre de nuestras máscaras, como un símbolo de que es el agua la posibilidad de un nuevo comienzo. El agua, la fuerza que limpia y borra, como en el Diluvio y en el Bautismo, las memorias que nos atan al ayer de nuestras vidas para ofrecernos un nuevo y renovado comienzo, una iniciación, no por el fuego sino por el agua.

Muchas de las ideas filosóficas que sostienen la visión del Ho’oponopono pueden encontrarse en otras concepciones pero su originalidad consiste en el arte de su práctica. Que sea un arte nos libera de reducirlo a una técnica y coloca su ejercicio no en el automatismo de una reiteración sin conciencia, sino en ser un acto con intención creativa.

Una de las virtudes que el Ho’oponopono fomenta es el agradecimiento y aunque lo hace de un modo que nos conduce a practicar esta virtud de una manera impersonal, en este caso deseo encarnar mis gracias en la figura de mi maestro Raúl E. Pérez, quien acercó el don del Ho’oponopono a mi vida.

Lo siento, perdóname, gracias, te amo.

Lili Bosnic

México, Diciembre 2011

XXXOOO

294160_648912388456291_2044576828_n